Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Petición Gokudera
Dom Sep 07, 2014 2:14 am por TsuuCape'Sawada

» Casting ---Gokudera Hayato---
Dom Sep 07, 2014 2:10 am por TsuuCape'Sawada

» Reglas elementales
Sáb Sep 06, 2014 8:27 pm por TsuuCape'Sawada

» Casting de la Ranucha
Jue Abr 12, 2012 5:43 pm por Shoichi Irie

» Casting de Gamma
Dom Abr 08, 2012 3:56 pm por Shoichi Irie

» Peticion de Gamma
Dom Abr 08, 2012 3:44 pm por Shoichi Irie

» RENOVACION!!
Lun Abr 02, 2012 3:55 pm por Dino Cavallone

» Mi cosplay de Sho-chan =D
Jue Mar 15, 2012 3:28 pm por Gamma

» *Buscando a la princesa Yuni* Yoo!! Minna-san
Jue Mar 15, 2012 2:09 am por Gamma

» El ultimo que postea es una piña *smile~*
Lun Mar 12, 2012 11:48 pm por Fran

Tabla de Registro
Aqui iran paso a paso las indicaciones para registro
Boss
Admins: Dino Cavallone

Un café -Libre-

Página 2 de 3. Precedente  1, 2, 3  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: Un café -Libre-

Mensaje por Invitado el Mar Oct 05, 2010 2:04 pm

- Kufufu~ - Rió levemente al escucharle alzando su propia mano para tomar la del menor que le empujaba con una fuera impalpable, ladeó la cabeza sin dejar de mirarlo fijamente con una sonrisa
- No voy a dejarte ir esta noche~ - anunció alzando su otra mano para rozar con un par de dedo su mejilla deslizándolos hasta la comisura de sus labios, bordeando la forma de estos, divertidos con el nerviosismo ajeno, rozándolos a placer.

- Por desgracia no tengo mucho tiempo y no pude organizar nada mejor para hoy~ Mi poder aun es limitado… - susurró volviendo a inclinarse levemente hacia él, haciendo caso omiso a la molestia ajena al tenerle cerca, le agarró con el pulgar y el índice de la barbilla suavemente haciendo una leve presión para entreabrir sus labios, sonrió de forma perversa al tenerle tan cerca, sonrojado y con ese gesto tan provocativo, su otra mano le agarró de la muñeca, ladeando el rostro a la vez.

- Mh… me gustaría hacerlo un poco más romántico~ - susurró cerca de sus labios y como por arte de magia a su alrededor aparecieron unas pequeñas luces que parecían ser algo parecído a luciérnagas y alrededor de ellos empezaron a florecer pequeñas flores de loto, siendo para nada su sitio habitual pero disfrutando el ilusionista con ver al capo rodeado de aquellas flores que tanto le gustaban, sonrió más ampliamente orgulloso de sus actos que a pesar de no ser ni la cuarta parte de lo que podía hacer estaba bien ya que contra mas usara sus poderes más tiempo le restaba.
- Así está un poco mejor... ¿Por dónde íbamos?– dijo irónicamente y le miró travieso antes de rozar sus labios con los propios con una delicadeza totalmente extraña en su persona, movió la comisura sobre la del menor de forma lenta, lamiéndola al tener el menor los labios entreabiertos por sus actos, incitándole a reaccionar levemente coló con cuidado su lengua en la cavidad ajena, curioso por la textura y sabor dulce de esta rozó la lengua ajena para animarle a corresponderle, deslizando sus dedos por el mentón ajeno hacia su nuca para evitar que se separara de si, acariciando el pelo castaño del menor colando las hebras por entre sus falanges, sin cerrar los ojos en absoluto, centrado en su gesto y aquel adorable sonrojo que le cubría por completo.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Un café -Libre-

Mensaje por Tsunayoshi Sawada el Miér Oct 06, 2010 12:53 am

Aquella risa le puso más nerviosa, y su nerviosismo con aquel raro sentimiento creció en su pecho cuando su mano fue sostenida por las cálidas de Mukuro, trago con dificultad, por unos minutos su respiración se detuvo al ver aquella mano llegar hasta su rostro. Entrecerró ligeramente sus ojos ante la caricia y soltó el aire que inconscientemente había retenido en sus pulmones de manera nerviosa, -E..Entonces...No... lo malgastes- le susurro casi sin voz al escuchar aquellas palabras, retrocedió lo más que pudo, pero aquel rostro le seguía, sentía los latidos de su corazón en sus oídos, latía rápidamente... pero ya no sabía si era nerviosismo u otro sentimiento. Sus ojos se posaron en los del mayor y quedo levemente ido...

Le atraían, de alguna forma aquellos ojos le atraían y no podía evitarlo, entreabrió sus labios lentamente, se encontraba algo confundido e ido, por lo que se dejo hacer por aquellas manos, cuando se dio cuenta de su posición se sonrojo, movió su boca pero no pudo cerrarla por alguna extraña razón... -"¿Romántico?"- el sonrojo aumento levemente y se encogió en su lugar levemente, se sentía más vulnerable (Si era posible) Miro hacia otro lado buscando una salida, pero se sorprendió al ver el escenario y se olvido en que situación estaba -"Que... agradable paisaje"- pensó...

-¿Eh?- fue lo único que pudo decir, al sentir los labios del mayor abríos sus ojos sorprendido, al principio puso resistencia, pero luego se dejo guiar, lentamente, sus ojos se fueron cerrando lentamente, poniéndose levemente vidriosos, para luego cerrarlos completamente, un escalofrió recorrió su cuerpo cuando la lengua del mayor entro a su boca y empezó a danzar alrededor suya, trato de alejarla, pero aquellos movimientos solo hicieron que le correspondiera de manera torpe, se quiso separar, pues sentía un sentimiento extraño, pero no pudo, un ligero gemido murió entre sus labios.
avatar
Tsunayoshi Sawada

Mensajes : 93
Fecha de inscripción : 11/09/2010
Localización : Me pregunto lo mismo

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un café -Libre-

Mensaje por Invitado el Miér Oct 06, 2010 2:26 pm

Sonrió aun y sobre sus labios agarrando con más firmeza los cabellos entre sus dedos atrayéndole con necesidad hacia sí al notar como el otro aún y con vergüenza empezaba a corresponderle de forma algo torpe, sintiendo un escalofrío de retorcido placer al escucharle gemir, al fin y al cabo no era más que un crío jugando a ser capo. Una de sus manos paseó por su espalda y ascendió delineando su columna vertebral con un par de dedos volviendo a descender peligrosamente cerca del borde del pantalón ajeno, se separó de sus labios dando una lánguida lamida y mordiendo después para pasar a estirar de su labio inferior soltándolo al poco, divertido.

- Kufufu~ No ha estado mal “Tsuna-chan”- dijo de forma casi inocente, se removió abriendo las piernas del menor para colocarse entre ellas en un movimiento rápido y ágil.
- Dime una cosa~ ¿Ha sido tu primer beso~? –Dijo al reparar en la torpeza con la que lo había respondido- ¡Que adorable! –rió suavemente volviendo a acariciar su mejilla.
Se inclinó para volver a besarle de nuevo, colocando su mano sobre el muslo ajeno peligrosamente de su entrepierna, se separó raudamente riendo de forma sonora con su risa característica y comenzó a dar lánguidas caricias por encima del pantalón ajeno para rozar de vez en cuando esa zona crítica del castaño, notando su nerviosismo y negativas, pero ignorándolas olímpicamente pasó a besar su cuello antes de lamerlo con la misma lentitud succionando un lugar estratégico hasta dejarlo rojo, allí donde fuera visible para todos y el menor no pudiera disimularlo.

- Tsunayoshi~ -susurró pegado a su cuello subiendo a su oído mirándole de reojo para lamerlo también agarrando con su mano libre la ajena firmemente desde hace un tiempo, desviando su otra mano a la entrepierna ajena notándole tensarse y removerse comenzó a dar lentas pero provocativas caricias a esta por encima de la tela.
- Mh~ ¿Alguna vez te has tocado por ti mismo~? – dijo candentemente riendo y apretándole con suavidad divertido por el gesto de placer y extrema vergüenza que mostró
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Un café -Libre-

Mensaje por Tsunayoshi Sawada el Jue Oct 07, 2010 12:24 am

¿Que se suponía que estaba haciendo? ¿Por qué le correspondía el beso? Se sentía confundido, nervioso y algo aterrado, no lo podía evitar, no sabía qué hacer o como actuar, pero ese beso se sentía bien, le gustaba, lo admitía pero aun así se sentía temeroso, un escalofrió le recorrió la espalda, era demasiado sensible para su mismo gusto, un gemido de molestia volvió a ser callando entre ambos labios. Sus ojos cerrados hasta el momento se abrieron un poco al sentir como las manos de Mukuro jugaban con el borde de su pantalón, se removió un poco nervioso. Al separarse jadeo por la falta de aire y cerró los ojos, gruño de manera suave al sentir como sus labios eran mordidos. Al abrir los ojos y mirar directamente los ojos del mayor el sonrojo se presento furioso en su rostro, y llevo una mano a su boca, tratando de esconder su vergüenza y de paso tratar de sacar esa sensación de su cuerpo... ¡No se entendía ni el mismo! Por dios...

-¿Que... haces?- pregunto nerviosamente, alterándose un poco tratando de retroceder aun con la mano cubriendo su boca, que la tuvo que quitar para tratar de alejar aquel cuerpo del suyo, eso estaba mal, muy mal. Sus ojos se abrieron de golpe y un ligero chillido de sorpresa salió de sus labios -¡Qué clase de pregunta es esa! ¡No tengo que responderte!- si había sido su primer beso, y se sentía vulnerable, la caricia le calmaba... -"¡No es tiempo para dejarse llevar!"- se grito mentalmente, tratando de escapar, escalofríos y un suave suspiro salió de sus labios cuando sintió esa caricia, Joder, Joder, ¿por qué demonios su cuerpo no reaccionaba? ¿Por qué le permitía hacer todo eso? ¿Por qué demonios su corazón latía furiosamente? -Alto... detente... tiempo fuera- susurro entre leves suspiros que el mismo no podía callar, ambas manos se posaron en el pecho del mayor tratando de alejarlo.

-¡Hiii!- cerro sus ojos con fuerza sin que el sonrojo disminuyera al sentir como Mukuro se empeñaba en dejar marca en su cuello... es no sería nada bueno... Jadeo cuando el aliento de Mukuro rozo su oído, trago con dificultad, poniendo sus manos en el pecho del mayor para alejarlo, trataba pero su cuerpo había perdido fuerzas... -Yo... no... es decir.... Basta... Mukuro- pidió con los ojos entreabiertos y levemente cristalinos, trago con dificultad, apoyando sus manos con fuerza en el pecho y apretando la tela entre sus dedos... ¿Por qué simplemente no podía tomar sus guantes y darle un golpe? ¿Por qué se lo permitía? Joder con ese día, Joder por no hacerle caso a su intuición y Joder por no iré a tiempo... Joder con el mismo... -No... Querías guardar tus energías- le recordó, tratando de tener algún tipo de escape... por lo menos esta vez... No se entendía ni el mismo y eso le molestaba, odiaba estar confundido.
avatar
Tsunayoshi Sawada

Mensajes : 93
Fecha de inscripción : 11/09/2010
Localización : Me pregunto lo mismo

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un café -Libre-

Mensaje por Invitado el Jue Oct 07, 2010 6:50 pm

La hacía gracia la forme que tenía el menor de quejarse de sus actos pero aún y así el ilusionista le ignoró haciendo caso omiso a sus quejas y negaciones.
- Kufufu~Claro que si… Estaba ahorrando energías para esto precisamente.- susurró de nuevo sobre su oído antes de reír divertido por los intentos ajenos
Susurró de nuevo sobre su oído antes de reír divertido de los intentos ajenos por separarse, le enfrentó mirándole a los ojos sin dejar de mover la mano inquietamente por encima de su entrepierna
- Schhh… relájate y disfruta de ello~ -murmuró con lentitud lamiendo la comisura de sus labios
- Oya oya~ Prometo portarme bien y ser gentil en tu primera vez~ -sonó casi como un ronroneo mientras su mano demasiado nerviosa empezó a no tener suficiente con esos simples roces y sus dedos empezando a delinear la costura de esa tela para llegar hasta la bragueta y comenzar a desabrocharla, una vez lo consiguió bajó sus pantalones lentamente hasta las rodillas, acariciando sus muslos hasta volver a llegar a su miembro palpándolo por encima del bóxer.

- Tsuna-chan~ No me obligues a hacerte daño~- le avisó con cierto acento divertido en aquel nombre, al ver que no cedía en su intento por zafarse de sus caricias, su mano apretó levemente la entrepierna ajena comenzando a frotarla de forma sugerente
- Vaya… ¿Qué es esto~? –dijo pícaramente al ver que el cuerpo ajeno reaccionaba favorablemente a sus estímulos, como había pretendido el ilusionista desde el principio, sin esconder tan siquiera sus intenciones ante el menor.
-Te gusta... ¿Verdad Tsuna-chan~?- Una sonrisa torcida se dibujó en su faz aumentando los movimientos por encima de aquella fina tela, consiguiendo un inicio de erección le miró lo más cercano a la ternura que podía mostrar al ver su gesto de placer.

Se inclinó hacia él descendiendo sorprendiéndose ante el estampado casi infantil de sus boxers(?), riendo por ello divertido.
- Kufufu~Que tierno~ -susurró cerca de su erección para pasar después la lengua por encima de aquella tela, donde suponía se encontraba el glande ajeno, mordisqueándolo y sintiendo al otro más debilitado y sumiso. Estaba consiguiendo su objetivo: tentar al otro hasta llegar a desesperarle y que le suplicara por más, imagen que en su mente se dibujaba deliciosamente adictiva.

Volvió a lamer un par de veces más por encima de la tela antes de alzarse hasta su altura relamiéndose los labios de forma provocativa ante la imagen del castaño, coló una de sus manos bajo su bóxer ignorando los incesantes lloriqueos de este, conforme con su cada vez menor resistencia, su otra mano se metió bajo la camiseta de este, levantándola lentamente y palpando su torso el cual se notaba extremadamente suave, más de lo que había imaginado y eso le provocaba más ganas de palparlo, más ganas de poseerlo…
Comenzó a masturbarle de forma exigente centrándose de nuevo en su cuello, una simple marca no le parecía suficiente y si eran más y más notables sería mucho más divertido cuando el otro tuviera que explicarlas todas, por ello comenzó a succionar de nuevo a un lado de aquel frágil y blanco cuello.
-Voy a poseeerte~ -susurró contra su piel entornando los ojos y pasando a morderle la yugular notablemente pero sin extremada fuerza, soltandola y dándole una lamida a la marca de sus dientes.
-Lo quiero todo... Todo de ti... Tsunayoshi Sawada-
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Un café -Libre-

Mensaje por Tsunayoshi Sawada el Jue Oct 07, 2010 10:34 pm

No le agradaba que lo ignoraba, su mente poco a poco se hacía más líos y su cuerpo no le ayudaba, se quedaba sin fuerzas, se negaba a cooperar con el, maldijo interiormente por no poder moverse a su antojo y tomar sus guantes para poder darle un buen golpe en forma de advertencia... -¡¿Para esto lo guardabas!?- grito alterado y sorprendido por aquella confesión, pensó que seria para algo Mucho más importante. Sus ojos temerosos chocaron con los divertidos del mayor, eso no le gustaba, sus ojos se cerraron y trato de retirar aquella mano traviesa que se movía sobre su ropa interior, -D...Detente- volvió a susurrar, seguido de un jadeo que tapo con su mano, no podía soltar esos sonidos si quería convencerlo de que se detuviera... ¿Disfrutarlo? ¡Como rayos iba a disfrutarlo si estaba a punto de ser Violado (Literalmente)!

-"¿Cuando lo hizo?"- pensó demasiado asustado al sentir como el pantalón era bajado, se removió con algo de violencia tratando de que su cuerpo obedeciera y salir de aquel lugar, no le importaba si se perdía (lo consideraba mejor que estar en esa situación) Pero podría estar lejos de él. -Por favor- volvió a pedir, con las mejillas sonrojadas y jadeante, sus ojos se abrieron con sorpresa al sentir aquel apretón en su miembro y su espalda se arqueo un poco tapando con sus dos manos su boca. -N...No- respondió con las manos en su boca, frunciendo el seño, con los ojos cristalinos y las mejillas rojas... No lo podía tomar en serio si se mostraba en esa situación... Una de sus manos trato de separar aquella mano, mientras la otra seguía en su boca, negándose a soltar los suspiros y gemidos que no podía callar en su totalidad.

-¡Cállate!- grito molesto y avergonzado, ¿por que se tuvo que poner ese día lo de los ositos?... ¿por qué solo le pasaban esas cosas a el? Su cuerpo tenía pocas fuerzas al igual que su mente, sabía que podía caer, o si, no faltaba mucho, y aquella mordida fue suficiente para que sus energías se esfumaran, un gemido escandaloso salió de sus labios al sentir como su miembro era atendido, su mente se volvió un manto blanco por unos segundos, olvido como respirar, jadeo de forma necesitada, trago con dificultad y su cuerpo tenia ligeros espasmos, sus ojos se encontraban perdidos... poco a poco se reponía y se sintió en verdad un verdadero inútil y alguien verdaderamente manipulable. -¡Saca tu mano, Saca tu mano!- le grito al sentir la fría mano de Mukuro colarse debajo del, se repuso un poco, pero su cuerpo seguía temblado por lo de hace unos minutos atrás, no tenia buena coordinación, ni siquiera un poco de fuerzas. No lo quería... no lo deseaba... quería que se detuviera... si era un juego no le parecía divertido, si era otra de las bromas o Ilusiones de Mukuro tampoco le agradaban, lagrimas salieron de sus ojos cerrados, pero no supo por que... Miedo, nerviosismo o simplemente de placer, lo que si estaba seguro es que tenía miedo... Estaba asustado. -Ah- un suave gemido salió de sus labios cuando las manos del mayor se colaron por su camisa, sus manos buscaron apoyo y lo encontraron en los hombros de Mukuro, se aferro a ellos, apretando la tela, ocultado su rostro en el pecho del mayor -Bas...taah- gimió de manera inevitable al sentir como su cuellos era mordido, se sentía extraño y eso le asustaba aun más, su cuerpo se encontraba caliente... muy caliente...
avatar
Tsunayoshi Sawada

Mensajes : 93
Fecha de inscripción : 11/09/2010
Localización : Me pregunto lo mismo

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un café -Libre-

Mensaje por Invitado el Jue Oct 07, 2010 10:55 pm

Le impactaron las lágrimas del menor abriendo los ojos más sorprendido aún por ello y titubeó unos segundos antes de mesar sus mejillas
- No llores... –susurró de forma tierna lamiendo aquellas saladas gotas, haciendo más suave aquella masturbación, le encantaba humillarle de esa manera, se hinchaba de orgullo por ello pero no supo por qué verle llorar así le causo un sentimiento extraño, si bien placentero pero con leve resquicio de molestia. Sacó la mano de bajo su camiseta para acariciar su otra mejilla sin dejar de besar la derecha suavemente, comportándose extrañamente gentil con él, apretó suavemente su glande con el pulgar dando intensas caricias a este.
- Tsunayoshi… Mirame.- le ordenó casi con voz suave volviendo a aumentar el ritmo de la masturbación.

- Si te quejas tanto es obvio que no podrás disfrutarlo… -le dijo frunciendo levemente el ceño de forma casi infantil. Paró unos minutos de masturbarle para quitarle la camiseta con un leve forcejeo echándole hacia atrás, en el mullido césped lleno de flores de loto, le observó colocándose sobre él y esbozó una sonrisa
- Te ves hermoso~-dijo melosamente acariciando sus labios con los dedos antes de casi abalanzarle para besarlo con sutileza comenzando a descender su camino por su cuello, con las manos firmemente en sus caderas para evitar que huyera de él, lamió su tráquea mordisqueando levemente su piel hasta llegar a uno de sus pezones, suspiró sobre él sonriendo.
- ¿Sabes? He soñado muchas veces en Vendicare con este momento~ -dijo parsimoniosamente dándole leves besos a dicha zona
-Y debo decir que la realidad supera mil veces la ficción-

Lamió uno de sus pezones de forma reiterada antes de mordisquearlo levemente.
- Dulce.-dijo relamiéndose para mirarlo.
- Dicen que el chocolate es un afrodisíaco~ Y que además es adictivo…- siguió farfullando entre lamida y mordisco antes de alzarse observando la zona enrojecida por su paso y rió levemente
- Kufufu… Creo que Tsunayoshi-kun es como el chocolate… -sonrió ampliamente mirándole de forma fija, llevando una manod e nuevo al miembro del menor que parecía reclamar atenciones de forma necesitada, retirando su bóxer totalmente junto a los pantalones, alzó la ropa interior mirándola de nuevo sin poder contener la risa.
- No me esperaba esto de ti la verdad Tsunayoshi~ Aunque quizás si de corazoncitos~ Kufufu~ así sería más excitante… Con ositos… Da la impresión de que esté tomando a un niño de preescolar~- susurró volviendo a inclinarse para besar su vientre arrojando la ropa interior lejos
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Un café -Libre-

Mensaje por Tsunayoshi Sawada el Jue Oct 07, 2010 11:55 pm

Se trago un ligero sollozo que amenazo con salir, el miedo había crecido un poco más y las lagrimas ahora bajaban libremente por su rostro, mantenía el rostro medio oculto en el pecho del mayor, la voz del ilusionista llamo su atención, levanto su rostro que se encontraba sonrojado y ligeramente lleno de lagrimas, su cuerpo seguía estremeciéndose y sus labios seguían saliendo suspiros y jadeos leves, pues eran opacados por su llanto. Su garganta se encontraba seca al igual que sus labios, abrió sus labios, pero los cerro mientras su cabeza se echaba hacia atrás de forma placentera, apretando los labios, al sentir las traviesas caricias, jadeo de nuevo, no quería verlo, pero la forma con la que le llamaba y sus ojos mostrando una pisca de amabilidad y gentileza llamo su atención, le presto atención. -Yo... no... Detente- volvió a intentar, no se podía relajar, su cuerpo seguía un poco tenso y su cuerpo temblaba, pero sus lagrimas se habían detenido ante aquellas palabras... ¿qué demonios le había pasado? ¿Que le había hecho Mukuro? ahora solo quedaba un ligero rastro de lagrimas...

Cerro sus piernas cuando la masturbación paro por unos segundos y forcejeo para que su camisa no fuera retirada al igual para no ser recostado en el pasto -Esta frio- se quejo, haciéndose ligeramente ovillo, el calor que su cuerpo generaba, con el fresco y ligero roció que el pasto producía hacían que sintiera escalofríos, su vista busco su sudadera, quería tomarla y sacar sus guantes y pastillas pero se le veía difícil se encontraba alejadas. Su vista regreso al rostro de su compañero y se sonrojo furiosamente ante las palabras, dejando que aquella mano acariciara sus labios secos. Tardo en corresponder aquel beso, tratando de calmarse y pensar frio, pero no le salía bien, malditas caricias que le hacían perder la cordura, maldita cordura que no quería regresar, maldito su cuerpo que reaccionaba. Volvió a tratar de escapar pero no lo logro, las manos gentiles le sostenían de su cintura... Gimió ligeramente, cerrando los ojos, ladeando el rostro, dándole de manera inconsciente más acceso a Mukuro. -¡Ah!- Se sorprendió a si mismo de hacer eso, tapo su boca de nuevo, con mayor fuerza, no quería que lo escuchara era demasiado vergonzoso, ahora no quitaría sus manos de su boca...

Lo escucho y sintió como su cara ardía y frunció el seño molesto y avergonzado -Eres un pervertido- le respondió de manera inconsciente, al parecer no había podido callar ese comentario que había luchado por salir de sus labios, apretó los labios y los ojos, mientras sus manos ponían empeño en no dejar salir nada, pero parecía en vano, algunos jadeos involuntarios salían. Ladeo el rostro avergonzado, no podía mirarlo por mucho tiempo, su cuerpo se tenso al escuchar eso -No soy tan dulce como el chocolate- le respondió de manera de reproche, con el seño fruncido de manera infantil -"Ni mucho menos tengo algo que parezca afrodisiaco"- pensó de manera inocente, -Mhn- se mordió el labio de nuevo cuando la mano volvió a masturbarle, era cierto su entrepierna le dolía, pero no le pediría algo como aquello al mayor. Sintió pánico cuando sus pantalones le fueron retirados con la ropa interior -"Esto no es bueno"- pensó alarmado, mirando de reojo su sudadera... ¿Como podía llegar hasta ella? -¡Ya deja de burlarte!- le grito, tratando de patearle, pero fallo, su cuerpo tembló al sentir ese beso en su vientre y volvió a gemir, una parte demasiado sensible... entrecerró los ojos y frunció ligeramente el seño, tratando de patearlo de nuevo, pero algo le decía que no tendría efecto alguno.
avatar
Tsunayoshi Sawada

Mensajes : 93
Fecha de inscripción : 11/09/2010
Localización : Me pregunto lo mismo

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un café -Libre-

Mensaje por Invitado el Vie Oct 08, 2010 5:50 pm

Sonrió socarronamente ante el mote de “pervertido” Impuesto por el menor.
-Oya oya~ Tsunayoshi, esa es una palabra muy fea~ -susurró riendo de nuevo mordisqueando su ombligo y entreteniéndose en introducir la lengua en dicho orificio, notando como el ajeno se retorcía sobre sí mismo profiriendo esos sonidos placenteros que le indicaban que a pesar de sus negativas el menor lo estaba gozando.
- Kufufu~ ¿Por qué no te rindes ya? Ambos sabemos que tú lo disfrutas el que más Tsunayoshi~- descendió lamiendo su bajo vientre deteniéndose para enfrentar su miembro soplando sobre este para notarle tensarse.
-Quiero oírte gemir mi nombre pidiéndome por más… -susurró expresando en voz alta su deseo antes de tomar su miembro casi con delicadeza y dar una lamida a lo largo del glande de forma lenta e intensa.

Se entretuvo en su uretra de forma concienzuda antes de succionarlo y dar una lamida lánguida a lo largo de dicha zona, marcó su forma con los dientes sin llegar a apretar antes de introducírselo en la boca sin avisar si quiera de forma sorpresiva una de sus manos acarició la parte interna de los muslos del menor casi con adoración delineándolos con la yema de los dedos y dedicándose a atender y acariciar de forma intensa sus testículos para un mayor estímulo de aquel acto, sin dejar de observar de reojo las reacciones ajenas. Frunció levemente el ceño al ver como el menor seguía empezado en taparse la boca con la mano impidiéndole oír plenamente aquellos magníficos gemidos ajenos, alzó su extremidad libre para retirar haciendo una leve presión los brazos ajenos de su comisura.

La voz del décimo Vongola era música para sus oídos, total y plenamente como el chocolate aquel pequeño chico castaño le excitaba de sobre manera viéndole de esa forma tan provocativa y cada vez que probaba más de él, más deseaba, quería absorberlo, poseerlo, hacerlo suyo en todos los aspectos y aquel era tan solo el principio. Volvió a succionar su glande riendo con el miembro en su boca y por consecuencia haciéndolo vibrar de la misma manera divertido, jugueteó con la lengua en la punta de este mirándole de nuevo fijamente, notándole cada vez más y más desesperado, se enderezó un poco dejando un fino hilo de saliva entre su boca y el falo ajeno, relamiéndose para cortarlo.
- Kufufu~ No te oigo decirlo~-dijo en referencia a su nombre presionando con el pulgar de forma casi dolorosa su uretra
- No te dejaré correrte si no lo dices~ - le avisó con un gesto malicioso en su faz acariciando su glande con el resto de sus falanges pero sin retirar el pulgar de aquel sitio para evitar que sucediera lo que le había advertido.
- Puede llegar a ser desesperante y doloroso si no te vienes… ¿Sabes? –susurró agachándose a lamer el resto del miembro
- Todo depende de ti~-
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Un café -Libre-

Mensaje por Tsunayoshi Sawada el Vie Oct 08, 2010 11:00 pm

Al parecer su comentario no le molesto si no por lo contrario parecía que lo había de cierta forma disfrutando, no lo negó y eso le hizo pensar que en verdad era un autentico pervertido, su mano no dejaba su boca, callando mayor parte de los gemidos que no dejaba salir, pues le eran muy vergonzosos. Jadeo, tratando de callarlo mordiendo su labio, su cuerpo tembló... Un gemido de placer se escapo de su mano al sentir como su ombligo era atacado, sin poder evitarlo se retorció un poco en su lugar, no supo si su cuerpo buscaba más caricias o simplemente se quería separar. Trago con dificultad, su garganta se sentía rasposa y seca por todos aquellos sonidos que se empeñaban de salir de su boca. Sus ojos vidriosos solamente le miraron y frunció ligeramente el seño de forma infantil, tratando de negarse, sus ojos se abrieron de golpe y apretó la mano en su boca. Ese soplido en su miembro hizo que se levantara y doliera levemente por lo excitado que ya se encontraba.

-Tu... alto... ¡Ah!- Jadeo su espalda se arqueo de manera brusca, demasiado placentero, su cuerpo cedía, al igual que su mente, lagrimas de placer rodaron por su rostro... Mukuro le estaba ganando terreno, estaba ganando la batalla. Sus ojos se empezaron a nublar por el placer, al darse cuenta una de sus manos apretaba el pasto debajo del, para amortiguar un poco de aquel placer que lo llenaba, pronto terminaría, estaba seguro de ello, se sentía diferente y su cuerpo se encontraba demasiada caliente. Al darse cuenta sus manos había abandonado su boca y una de ellas fue a dar al cabello del chico entre sus piernas, jalo levemente aquel cabello azulado, dejando escapar sus gemidos que no podía controlar, ni el volumen ni la cantidad, los dejaba fluir libremente de su boca...

-Mnh- un gemido de dolor salió de sus ojos y cerro uno de sus ojos, un ligero gruñido de dolor salió de sus labios, una de sus manos viajo hasta su miembro y trato con vanas fuerzas retirar aquella mano que no le dejaba terminar... -De...jame- respondió aturdido, quería terminar, era doloroso, le miro de manera suplicante, si había perdido, había caído y eso no le importaba en ese momento, solo quería terminar, su espalda se arqueo de nuevo, y lambio sus labios buscando las palabras que se encontraban atoradas en su garganta -M...Mukuro- su voz era ronca, sus ojos se cerraron por la vergüenza que su cuerpo y ser tenia, temblaba de manera descontrolada -Por favor... Mukuro- volvió a pedir, soltando un gemido doloroso de sus labios, apretando el pasto debajo de el.
avatar
Tsunayoshi Sawada

Mensajes : 93
Fecha de inscripción : 11/09/2010
Localización : Me pregunto lo mismo

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un café -Libre-

Mensaje por Invitado el Sáb Oct 09, 2010 1:13 am

Sonrió socarronamente estremeciéndose al escucharlo llegando a excitarse más aún ante la escena y las palabras ajenas ¿Cómo podía ser ese simple crío tan jodidamente provocativo? Sonrió ampliamente inclinándose para robarle un suave beso
- Así me gusta~ Boss.- dijo eso último con un toque de burla retirando su pulgar y apenas hizo eso sintió el cálido esperma ajeno manchar su extremidad completamente, se relamió observando el gesto del menor en esos momentos, alzó su mano manchada pasando la lengua por ella con una extraña satisfacción, aquella era la victoria de su primer asalto hacia el menor, pero no iba a conformarse solamente con eso, no ahora que tenía al menor a su entera disponibilidad.

Le tomó de la cintura con suavidad alzándole para sentarle suavemente sobre él prácticamente, besó su cuello con sutileza notando el cansancio del menor pero sin amedrentarse por ello
- Kufufu~ Se ha sentido bien eso ¿Verdad Tsunayoshi~? –susurró mirándole tiernamente retirando un par de mechones que se adherían a su frente por el sudor antes de besarla.
-No soy tan cruel como crees… -volvió a comentar mirándole ladeando al cabeza y esbozando una de las mejores sonrisas inocentes que poseía, y tal vez fuera verdad, podría haber sido violento, haberle utilizado solo para satisfacer su deseo pero aun y a pesar de ello le estaba tratando tan gentil como le había dicho que lo haría, algo extraño en él.
- Y aún puedo hacerte sentir mucho mejor~ -anunció besándole de nuevo de forma necesitada, lamiendo sus labios, pidiendo permiso para acceder a su cavidad bucal mientras su manos se entretenían en acariciar toda la longitud de su espalda.

Agarró una de las manos ajenas llevándola hasta su propia entrepierna que lucía horriblemente erguida y aprisionada dolorosamente bajo su pantalón, posando la mano del castaño en dicha zona lanzando un leve jadeo
- Esto lo has provocado tu… -susurró sobre sus labios moviendo su muñeca para que acariciara dicha zona de forma reiteradas son contener ni un solo jadeo deseando que el otro los oyera claramente para dejarle entrever lo bien que podía hacerle sentir con esas simples caricias.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Un café -Libre-

Mensaje por Tsunayoshi Sawada el Sáb Oct 09, 2010 2:19 am

¿Como había caído tan bajo? ¿Como había sido inducido aquello? ¿Por que ya no peleaba? su cuerpo y mente ahora no podía pensar en nada más, pero aun así un sentimiento de angustia se posaba en su pecho y no le dejaba respirar normalmente combinándolo con aquellas sensaciones, la presión y el placer lo ahogaban, no sabía qué hacer, su pecho subía y bajaba con rapidez, buscaba aire que no podía llevar bien, pues su cuerpo se movía y el calor lo envolvía poco a poco, jadeo de nuevo de manera dolorosa, quería terminar ya, dolía. Escuchar aquellas palabras de Mukuro hicieron que se mordiera el labio y apenas le soltó un gemido ahogado salió de sus labios al momento que eyaculaba en la mano del mayor, su cuerpo que se encontraba tenso se relajo, soltó un suspiro de alivio mientras trataba de que su respiración se regularizara, sus ojos se encontraban entreabierto, cansado y una ligera capa de sudor cubría su cuerpo, por lo que cuando una ligera brisa acaricio su cuerpo tembló sin poder evitarlo.

Sus manos temblorosas se posaron en los hombros de Mukuro en busca de soporte, se encontraba algo ido, ese orgasmo además de debilitarlo lo había dejado casi en blanco y agotado, suspiro mientras poco a poco regresaba en si, levanto su rostro sonrojado y miro de manera un tanto inocente al ilusionista, había algo extraño en el, ahora lo trataba diferente, sonrió de manera apenada con las mejillas sonrojadas, parecía como si hubiera olvidado donde estaba, pero no, sabia donde y en que situación estaba, y como posiblemente acabaría, pero no podía sentir enojo u odio hacia Mukuro, no podía. El dolor de su pecho seso por unos cuantos minutos... Cerro sus ojos y el sonrojo aumento al sentir los labios del mayor sobre los suyos, nerviosamente entreabrió sus labios dando permiso, se dejo llevar por ese beso, se estremeció al sentir como su espalda era acariciada...

-Mnh- se quejo, separándose del beso al sentir su mano en la entrepiernas del ilusionista, se sintió intimidado y trato de retirar la mano pero no lo dejo, tembló un poco, la razón la desconocía pero estaba seguro que no era bueno, y creía en la sensación. Escucho el jadeo que lanzo y levanto su vista posando sus ojos con una pregunta inocente lanzada -¿Y...Yo?- pregunto confundido, mirándole a los ojos y luego bajo la mirada se sonrojo de manera violenta, trago con dificultad y temerosamente cerro su manita curiosa sobre el miembro de Mukuro, palpándole ligeramente... ¿Era imaginaciones suyas o estaba muy caliente? Trago con dificultad, moviendo torpemente su mano como lo había hecho el mayor minutos ante...
avatar
Tsunayoshi Sawada

Mensajes : 93
Fecha de inscripción : 11/09/2010
Localización : Me pregunto lo mismo

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un café -Libre-

Mensaje por Invitado el Dom Oct 10, 2010 1:13 am

No dejó de sonreír en ningún momento ante la pregunta del menor asintiendo
- Sí, tu~ -susurró sobre sus labios entrecerrando levemente los ojos y tensándose al sentir la mano del menor cerrarse sobre su miembro aún y a pesar de estar la tortuosa tela del pantalón entremedias, soltó otro jadeo incontenido sobre su comisura, notándole un poco torpe y cohibido por esos gestos posó su mano sobre la ajena acariciándole con suavidad antes de marcarle un ritmo a seguir no muy rápido para disfrutarlo pero tampoco tortuosamente lento.

Su respiración se entrecortó levemente cerrando los ojos por completo apoyando su frente en la del menor, ladeó la cabeza acercándose más a sus labios para volver a lamerlos suavemente sin dejar de acariciar su cadera con una mano, tras un par de minutos el menor parecía lo suficientemente confiado en ese movimiento como para continuarlo sin al ayuda de la mano del mayor, la caula ascendió por su brazo acariciando su hombro desnuda, la piel del menor eran blanca destacando en aquella semi oscuridad, se deleitó con las vistas bajando sus lamidas hacia el cuello ajeno tomando plena posesión de este de la forma que más gustaba, mordiendo y marcándolo como de su propiedad.

La guardia del menor había caído totalmente ante él, demostrándoselo los roces incesantes y placenteros que este intentaba darle de manera más o menos exitosa. Sus manos no podían quedarse quietas, necesitaba explorar el cuerpo ajeno, descubrir cada milímetro de su piel, trazó una línea recta desde su garganta pasando por su esternón hasta su ombligo con apenas dos dedos, divertido para soltar lo más parecido a un gemido hasta ahora pronunciado por él y de forma intencionada buscando tentarle y hacerle ver que realmente disfrutaba eso.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Un café -Libre-

Mensaje por Tsunayoshi Sawada el Dom Oct 10, 2010 3:40 am

¿Por qué el? si no había hecho nada, bueno no hasta ese momento que su mano se encontraban en la entrepierna del mayor, haciendo presión y acariciando de forma tímida y casi asustadizo, se sobresalto al escuchar aquel sonido proveniente de los labios de Mukuro y pensó en retirar su mano, pero no fue posible, la blanca y más grande mano del ilusionista no lo permitió, trago con dificultad, al momento que su rostro se tornaba rojo. Entrecerró los ojos al sentir ambas frentes juntas, se tenso de nuevo al verse de nuevo atacado por las insistentes caricias del mayor, se puso de nuevo nervioso y se removió un poco inquieto ante las caricias. Sus manos se había acoplado al movimiento que el guardián le había impuesto y sin saber el motivo aumento un poco más aquellas caricias.

-Mhn- se quejo al sentir como su cuello era atacado de nuevo, sus caricias disminuyeron un poco, por lo que algo molesto solo apretó de manera suave, sin llegar a lastimarlo, el pedazo de carne que tenia entre ellas... Se sonrojo de nuevo sin poderlo evitar al escuchar aquel gemido, era demasiado vergonzoso hacer eso, pero lo estaba haciendo y no sabía ni el por que, continuo con las caricias, acariciando y aumentando las caricias de aquel miembro palpitante.
avatar
Tsunayoshi Sawada

Mensajes : 93
Fecha de inscripción : 11/09/2010
Localización : Me pregunto lo mismo

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un café -Libre-

Mensaje por Invitado el Dom Oct 10, 2010 10:29 pm

Su respiración estaba mucho más alterada que de costumbre, cosa que debería reconocerle al menor, ese día la verdad no tenía ni la más remota intención de que terminara de esa forma, simplemente había usado su poder para poder escapar de aquella odiosa prisión en la que estaba recluido ni más ni menos que por aquel que ahora se encontraba sentado frente a él masturbándole de forma indirecta y torpe pero que le hacía soltar leves jadeos, descendió las manos por su espalda de forma lánguida hasta su trasero el cual no se retuvo de sostenerlo e incluso apretarlo levemente sonriendo conforme con su forma y textura, era pequeño pero para anda le desagradaba.

Sin dejar de mirarlo fijamente su otra mano iba a su propia entrepierna, desabrochando su pantalón para extraer su miembro que empezaba a doler al estar todavía bajo aquella prenda, una vez liberado tomó también el del menor masturbándolos a la vez y rozando de vez en cuando la manita de este para incitarle a tocarlos también.
Se separó levemente del cuello ajeno mirándole fijamente antes de alzar una de sus manos para rozar con dos dedos sus labios entreabriéndolos
- Lámelos~ -Le anunció, más bien le ordenó.
-Si no lo haces dolerá mucho más… -le advirtió suavemente presionando un poco más sus labios antes de notarlos entreabrirse, colándolos en la cavidad ajena sin ningún tipo de pudor acariciando su lengua con la yema de dichas falanges.

Aquella imagen volvía a antojársele demasiado tentadora, aumentando un poco más el ritmo de la masturbación, complacido porque el menor acatara sus órdenes no pudo evitar reír levemente aunque de forma entrecortada mirándole socarrón.
- Dime Tsunayoshi~ ¿Qué les dirás a tus “perros” cuando te pregunten por esas marcas~? –preguntó pícaramente en su oído, en un susurró provocativo pasando a lamer el cartílago lentamente mientras retiraba con suavidad sus falanges, paseándolas por los labios ajenos humedeciéndolos al estar cubiertas de la saliva del menor
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Un café -Libre-

Mensaje por Tsunayoshi Sawada el Lun Oct 11, 2010 12:35 am

Se volvía a repetir una y otra vez, ¿Como había llegado a esa situación? ¿Por qué no pudo irse cuando tuvo la oportunidad? ¿Por qué demonios no podía alcanzar sus guantes? Más preguntas seguían fluyendo por su cabeza, se encontraba algo distraído. Y se puso una nota mental de no volver a distraerse otro día en cosas sin sentido, irse directamente a su casa... Pero tenía que admitir que en un principio estaba demasiado feliz de ver a Mukuro bien, en mejores condiciones, aunque un poco de tristeza le embargo al saber que seguía encerrado en aquel frio y oscuro lugar, donde no llegaba nada de luz solar. Eso le ponía triste... ¿como podía hacer para que no estuviera en ese lugar? Se sobresalto al sentir como su trasero era apretado, miro hacia atrás y sus labios soltaron un ligero grito de sorpresa, luego miro a Mukuro de forma avergonzada, con los ojos llenos de sorpresa y algo de disgusto.

-¡Ah!- jadeo sorpresivamente, mientras sus ojos miraban su entrepierna casi despierta de nuevo, siendo masturbada de nuevo, pero esta vez junto el miembro del mayor, cerró los ojos y levanto el rostro -B..Basta..- jadeo mirando los ojos del Ilusionista. Su mano se tenso y no se atrevió a tocarlo, sentía demasiado pena para hacer eso. Su boca se encontraba entreabierta al igual que sus ojos, al sentir los dedos en sus labios, solamente los introdujo cerrando los ojos sin poder verlo, su lengua tímidamente empezó a lamberlos, de arriba abajo, chupando y mordiendo de manera suave, su espalda se arqueo al sentir como aumentaban las caricias, cuando aquellos falanges salieron de su boca se encontraba un poco ido, y frunció el seño al escuchar como llamaba a sus compañeros -N...No... Les llames... así- medio regaño gimiendo de manera débil -Yo...Yo... no... Lo sé- admitió, mirando hacia otro lado, mientras su cuerpo volvía a sacudirse por aquellas caricias tan intensas.
avatar
Tsunayoshi Sawada

Mensajes : 93
Fecha de inscripción : 11/09/2010
Localización : Me pregunto lo mismo

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un café -Libre-

Mensaje por Invitado el Lun Oct 11, 2010 2:01 am

Sonrió ampliamente ante todas su reacciones, paró la masturbación de ambos durante unos segundos, encarándole
-Diles la verdad… Que hicimos el amor~ -susurró sonriendo ladinamente antes de descender su mano hacia su trasero lentamente se inclinó a besar sus labios con sutileza
- Puede que te moleste un poco pero… Intenta aguantar. Prometo que lo disfrutaras –dijo de forma casi melosa sobre sus labios besándolos sutilmente antes de comenzar a introducir un dedo en su entrada lentamente mientras continuaba con las masturbación de ambos de forma más lenta que antes.

Era estrecho, más estrecho de lo que imaginaba el mayor intentó distraerle con palabras suaves y dulces sobre sus labios, falsedades en su mayoría pero que sonaban extremadamente realistas en esos momentos y que probablemente el menor agradecería.
Una vez logró introducir ese primer dedo lo movió en círculos lentamente sacándolo y metiéndolo de forma rítmica sintiéndolo cada vez más dilatado, besó de nuevo los labios ajenos suavemente, pasando a intentar penetrarle con un segundo dedo costándole ese acto mucho más y obligándole a hacer más fuerte a masturbación ajena para evitarle tanto dolor.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Un café -Libre-

Mensaje por Tsunayoshi Sawada el Lun Oct 11, 2010 3:17 am

¿Decirles la verdad? tan solo pensarlo le daban escalofríos... ¿Que debía decirles? No podía llegar y cuando le preguntaran decirles "Oooo esto Son marcas que me dejo Mukuro después de una noche de violación" ¡Sera vergonzoso y Humillante! Además... A eso no se le podía llamar "Hacer el amor" era más bien "Violación" Porque el no estaba del todo de acuerdo... O ... ¿Era a un principio violación y ahora era otra cosa? Dios su cabeza daba vueltas y se confundía a cada momento... ¿que debía hacer? o más bien ¿Como debía tomarlo? Otra vez fue sacado de sus pensamientos de forma brusca al sentir como su retaguardia era acariciada, eso lo puso nervioso de nuevo, pero los labios sobre los suyos volvieron a tener el efecto deseado... ¿Por qué no podía decir no a esos cálidos labios?

-De que habla... ¡Alto!- susurro algo alarmado al sentir como aquel digito entraba en el, los labios del contrario no pudieron distraerlo mucho, se seguía moviendo con los ojos llenos de lagrimas, las palabras y besos del mayor solo lo distraían un poco, pero no lo suficiente, trato de separarse pero no pudo, las lagrimas resbalaron por sus mejillas, poco a poco el dolor se fue esfumando, dando paso a una sensación nueva y que era mayor a lo de minutos antes, jadeo entre el beso, y cerró los ojos con fuerza, cuando otro digito trato de volver a entrar se aferro a los hombros y nuevas lagrimas surcaron sus mejillas, abrió sus labios -Mu...ku...ro...Due..le- susurro cerca de sus labios, abriendo sus ojos cristalinos y aferrándose a su cuello abrazándole con fuerza, como si eso pudiera desvanecerlo.
avatar
Tsunayoshi Sawada

Mensajes : 93
Fecha de inscripción : 11/09/2010
Localización : Me pregunto lo mismo

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un café -Libre-

Mensaje por Invitado el Mar Oct 12, 2010 8:13 pm

Volvió a entretenerse en lamer las lágrimas del menor suavemente, poniendo un gesto enternecido ante la visión del menor aferrado a su con expresión llorosa, intentó aminorar el ritmo del movimiento e sus falanges en su interior pero sin cederlo
- Schhh… Aguanta un poco ~ -susurró besando sus mejillas con suavidad subiendo a sus párpados para repetir el mismo proceso aun retirando de vez en cuando el exceso de humedad en su rostro debido a las lágrimas, su otra mano empezó a acariciar su muslo con suavidad ascendiendo por su cadera en toques suaves que buscaban tranquilizarlo levemente antes de regresar a su entrepierna.

Le apegó más a si quedando ambos torsos en total contacto ladeando la cabeza suavemente para descender el camino de besos por su cuello hasta su hombro, murmuró unas cuantas palabras tiernas en italiano arrullándolo conforme sus dedos se movían en círculos en su interior intentando profundizar lo máximo posible en un ritmo vaivén que simulaba embestidas, para distraer al menor hizo que una de las luciérnagas del lugar se posara en su nariz y le miró sonriendo descendiendo el ritmo de sus movimientos hasta detenerlos, mirándole sonriente pero no expresando la típica suficiencia que solía mostrar sino un gesto más suavizado que pretendía darle un poco de seguridad al menor.

Se inclinó para rozar sus labios fugazmente haciendo que la luciérnaga saliera volando de allí y rió por lo bajo ante ese hecho, a pesar de ser simple ilusiones a veces se sorprendía de la realidad de las mismas a pesar de que era él mismo quien las creaba. Ladeó el rostro volviendo a rozar sus labios pero quedándose a una distancia milimétrica de estos mirándole a los ojos directamente, era verdad que miles de veces había soñado con ese momento, poder humillarle de esa forma cruel y ahora que tenía la mejor de las oportunidades estaba siendo lo más suave posible… No se entendía ni él mismo, la cara del menor mostraba un gesto al que era prácticamente imposible pasar desapercibido y que nunca creyó ver de esa forma, aquello superaba mil veces la imagen que tenía en su cabeza del menor, ese gesto le volvía… Odiosamente vulnerable a sus actos, y eso le hastiaba.
Juntó ambas comisuras plenamente lamiendo la ajena con delicadeza antes de volver aquello un contacto más necesitado de nuevo, moviendo sus dedos en el interior del menor y pasando a meter un tercero moviéndolos en círculos.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Un café -Libre-

Mensaje por Tsunayoshi Sawada el Miér Oct 13, 2010 1:39 am

No lo entendía, enserio que no le entendía, quería saberlo, quería comprenderlo, pero no podía, sus ojos cristalinos trataban de enfocar mejor la figura de su compañero, pero la capa de lagrimas le dificultaba esa situación, gimió bajito de manera dolorosa, aunque los dedos se movían lentamente aun podía sentir algo de dolor... ¿por qué era tan sensible? Eso era algo que no le agradaba de su cuerpo, su extraña sensibilidad. Ya no sabía que lo agobiaba más, el dolor físico o aquella presión en su pecho, las palabras de Mukuro le hacían sentir confundido, Si estaba jugando estaba bien... pero ¿Tenía que jugar de aquella manera? Eso no le agradaba. Aunque... ¿de verdad estaría jugando? ¿o no? ¿Qué creer? el mismo se estaba confundiendo. Gimió más fuerte mientras asentía lentamente, tratando de decir que había escuchado y comprendido sus palabras, se mordió ligeramente el labio para callar un jadeo, cerró los ojos con fuerza, las olas de placer que su cuerpo empezaba a experimentar era realmente fuerte y no podía controlarlas del todo... Todo lo hacía perder todo rastro de Lucidez, desde las tiernas caricias hasta aquellas palabras que hacían estragos en su pecho y mente.

Un risa ahogada combinada con un gemido salió de sus labios al ver la luciérnaga en su nariz, un acto realmente tierno a su parecer, su cuerpo se arqueo ante una embestida que recibió abriendo sus ojos y su boca, una ligera capa de sudor bañaba su cuerpo. El aliento del Ilusionista chocando con su rostro hizo que temblara, era realmente placentero aquello, sonrió de manera tímida, mientras una de sus manos acariciaba tiernamente la mejilla y sonrió en aquel estado tan humillante, mejillas sonrojadas y ojos cristalinos, al final sus labios se juntaron de nuevo, y el respondió aquel beso, mientras su cuerpo volvía a sufrir espasmos y gemidos se ahogaban en ese beso, sus caderas se movieron por si solas, en busca de un poco más, su mano que acariciaba la mejilla paso al cuello de Mukuro buscando algo de apoyo, queriendo sentir su esencia, Sabia que no debía dejarse llevar, que estaba mal, pero algo dentro de el se desconecto y no pudo pelear más, se dejo hacer por aquellas manos tan cálidas y frías a la vez.
avatar
Tsunayoshi Sawada

Mensajes : 93
Fecha de inscripción : 11/09/2010
Localización : Me pregunto lo mismo

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un café -Libre-

Mensaje por Invitado el Miér Oct 13, 2010 11:02 pm

Suspiró gradualmente sobre sus labios al escuchar esos suaves jadeos de placer que se podían escuchar entre otros de dolor, lamió su mentón profundizando un poco más en su cuerpo con el movimiento de sus dedos que trazaban círculos y embestidas en el menor.
- Eres muy estrecho... Tsunayoshi-kun…-murmuró suavemente extasiado con la sola idea de imaginárselo. Le atrajo por la cintura un poco más, sentándole sobre sus propias piernas, Sintió las caricias del menor sobre su pómulo abriendo los ojos sorprendido por ese suave y simple contacto, mirándole fijamente, entrechocando su mirada bicolor con la amielada ajena. Se sintió horriblemente expuesto ante él, como si pudiera ver a través de sí, todos sus sentimientos y pensamientos expuestos ante ese simple chico de expresión dulce.

Le odiaba, le odiaba más por eso, por ser así con todas las personas de su alrededor, odiaba a ese tipo de personas que van de mártires pro la vida y que se ofrecen ante todos de esa forma tan cálida, los odiaba porque era vulnerable ante ellos, y esa expresión de dulzura y placer que mostraba el menor derrumbaba todas sus murallas y teorías del mundo.
Lamió su hombro empezando a perder la razón frente al menor el cual a su vez parecía empezar a participar en aquel acto prohibido para dos hombres y que desde el principio había sido un simple juego para el ilusionista y que a estas alturas no sabía cómo calificarlo.

Presionó su próstata con maestría, estremeciéndose al escuchar aquel sonido proveniente del menor, sintiéndole encogerse entre sus brazos, sintiéndose a su vez realmente poderoso sobre el menor, haciéndole reaccionar como deseaba, volvió a embestirle para rozar esa zona de nuevo, sin dejar de observar sus reacciones caso embobado con ellas.

Tras haber disfrutado plenamente de aquellos gestos y sin poder soportar por mucho tiempo más aquella necesidad de poseerle retiró sus falanges del interior del menor.
-Voy a entrar.- anunció con suavidad colocando ambas manos en sus caderas y rozando con su glande la entrada ajena de forma repetitiva causándole espasmos de placer, le miró cauteloso acariciándole con levedad.
-Siéntate lentamente…- le propuso para que fuera él quien manejase la primera penetración a su antojo, presionando sus caderas para marcarle un ritmo, expectante y sin poder contener suaves jadeos por aquel roce incesante.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Un café -Libre-

Mensaje por Tsunayoshi Sawada el Jue Oct 14, 2010 9:18 pm

Sus manos rodearon el cuello del mayor, tratando de tener una fuete de apoyo y al mismo tiempo para juntar más sus cuerpos si le era posible, su cuerpo se estremecía de manera brusca por todas las caricias, jadeo de nuevo, tímidamente ante aquella lambida en su mentón, una sensación realmente bien le volvió a golpear y los rastros de lucidez que querría regresar se esfumaban apenas las caricias de Mukuro rosaran su piel. Se sonrojo mucho más cerrando con fuerza sus ojos y tratando de ocultar su rostro en el pecho del mayor, las palabras eran demasiado vergonzosas para el, su voz ya no la controlaba, solo salían como gemidos, suspiros y jadeos descontrolados. Como pudo levanto el rostro y fijo su mirada en el bicolor de Mukuro, los observo por un momento, tratando de encontrar algo, pero no sabía que... Sus labios se trataron de curvar en una sonrisa cálida y amable, pero en esa situación le era casi imposible, aquella lambida en su hombro lo descoloco un poro y observo el azulado cabello, que rozaba su mejilla y parte de su cuello causándole un poco de cosquillas.

Sus ojos se abrieron con sorpresa y tembló, encogiéndose en aquellos brazos al sentir una enorme oleada de placer en su cuerpo, gimió y se removió, en busca de más, sus manos se hacían puño en la altura del pecho, tratando de controlarse pero le era realmente difícil, gruño ligeramente al sentir como aquellos falanges eran retirados de su entrada y levanto levemente la mirada, observándole confundido y algo molesto. Se sobresalto al sentir como el miembro palpitante de Mukuro rozaba su entrada, se sintió temeroso y nervioso. -S...si- respondió, soltando un suspiro, sus manos volvieron a su posición inicial, a la altura de los hombros, cerrándolo un poco y levantando sus caderas sentándose lentamente, se detuvo apenas la punta entro en el, sollozo levemente -Du...duele- se quejo, mientras lagrimas empezaba a salir de sus ojos, tratando de descender más, pero le resultaba realmente difícil, temblado y sollozando se detuvo cuando estuvo a la mitad. -N...no puedo- susurro bajito, mientras su aliento chocaba a la altura del oído del mayor, aferrándose a los hombros...
avatar
Tsunayoshi Sawada

Mensajes : 93
Fecha de inscripción : 11/09/2010
Localización : Me pregunto lo mismo

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un café -Libre-

Mensaje por Invitado el Sáb Oct 16, 2010 6:28 pm

-Lo se….- susurró cuando el menor explayó su dolor con palabras, acariciando su nuca con suavidad y la piel de sus caderas, jadeando a cada movimiento del menor, por mínimo que fuera entrecerrando los ojos embebido en ese placer, el castaño era realmente estrecho y aquello no hacía sino enloquecerle más aún, le notó pararse y jadeó lastimeramente por ello, sintiendo humedad de las lágrimas ajenas en su hombro y aquella suave voz casi suplicar.
- No puedes… parar ahora Tsunayoshi… -masculló buscando su cara y tomándola con ambas manos pasando a lamer sus mejillas suavemente.

Aguardó unos segundos encargándose de dejar su faz sin rastro alguno de lágrimas antes de descender a sus labios, besándolos suavemente, mostrando una sonrisa socarrona en su faz, pero no como aquellas altaneras que solía demostrar, una más suave, mas… Humana.
-Aguanta un poco más Tsunayoshi, prometo que te dolerá poco… -dijo con voz suave de nuevo posando ambas manos en sus caderas y empujándole hacia debajo de forma sorpresiva, penetrándole de una sola vez, le notó ternarse y estrecharse a lo que no pudo más que gemir audiblemente arqueándose de placer, apoyó una mano en el mullido césped para sostenerse.

Su mirada se quedó fija en el menor durante unos segundos antes de inclinarse y lamer de nuevo sus labios, alzando su otra mano para volver a retirar las nuevas lágrimas que manaban de sus ojos.
-Kufufu… Ves... Como no ha… Ngh… Sido para tanto…? –dijo irónico entre jadeos con la respiración alterada y una sonrisa burlesca, Le tomó de la cadera volviendo a tumbarle con cuidado sobre la hierba sin salir de él en ningún momento, apoyó una mano al lado de su cabeza dejando que el cabello cayera a ambos lados de su cara, admirando la expresión ajena unos segundos
-Tsunayoshi…-susurró paseando una mano por su torso, trazando forma imaginarias
- Te ves realmente bien~-sonrió inclinándose hacia él a la vez que empezaba a mover lentamente sus caderas-
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Un café -Libre-

Mensaje por Tsunayoshi Sawada el Sáb Oct 16, 2010 10:31 pm

No podía moverse, sus ojos se encontraban cerrados, el dolor recorría su cuerpo en modo de espasmos, podía sentir como el mimbro de Mukuro palpitaba dentro suyo o... ¿serian imaginaciones suyas? gimió de manera dolorosa, quería separarse, sentía como algo se rasgaba, su cuerpo se tenso en respuesta a la fuente de dolor y enterró sus uñas en la pálida y suave piel de los hombros del mayor, sus mejillas ardieron más ante ese contacto, su cuerpo se relajo un poco ¿como era posible que le trasmitiera seguridad en un momento como ese? ¿como podía trasmitirle confianza? Correspondió de forma torpe el beso, mientras ligero hipidos salían de su boca, parecía un niño indefenso. Abrió de nuevo sus ojos que se había cerrado se abrieron de forma lenta, pausada, hasta que pudo enfocar un poco, aun entre esa manta de lagrimas que le impedía con claridad la vista. Y observo la sonrisa del Ilusionista, sintió como algo saltaba en su pecho y se sorprendió un poco... esas sonrisas... sin poder evitarlo una sonrisa amable y cariñosa se formo en sus labio de forma inconsciente...

-¿Eh?- fue lo único que pudo responder antes de sentir las manos en sus caderas y luego un agudo dolor pasar por su columna, sus ojos se abrieron de golpe, al igual que su boca y su espalda se arqueo de manera brusca, y trato de separarse mientras sus ojos dejaban correr las lagrimas de dolor. Su cuerpo tembló y trato de hacerse ovillo respirando entrecortada mente, sintiendo como su rostro era limpiado de nuevo, sonrió como pudo de forma cariñosa, tratando de controlar los espasmos que recorrían su cuerpo -Dilo...Mnh... por ti- susurro suavemente, su voz levemente cortada, sus manos se aferraron con fuerza al cuello de Mukuro y cerro los ojos, miro hacia un lado al sentir algo frío golpeando su espalda y entendió que se encontraba de nuevo en el pasto, miro el cabello del mayor cayendo como cascada a cada lado de su cabeza, sus ojos oscurecidos por el placer y el dolos miraron los bicolor de su compañero. Su cuerpo reacciono ante la placentera sensación de aquellos dedos en su torso y gimió encogiéndose en su lugar al sentir como las caderas del mayor se movían, sus manos viajaron hasta el rostro del mayor donde de forma suave y tranquila acariciaron el rostro con apenas las yemas de los dedos de forma pausada, calmada, con un toque de ternura y algo de miedo. -Mu...ku...ro- susurro aquel nombre entre jadeos, sonriendo para luego pasar sus manos por su cuello y aferrarse con fuerza.
avatar
Tsunayoshi Sawada

Mensajes : 93
Fecha de inscripción : 11/09/2010
Localización : Me pregunto lo mismo

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un café -Libre-

Mensaje por Invitado el Dom Oct 17, 2010 9:03 pm

Cerró los ojos ante el placer moviendo sus caderas cuando de pronto sintió una sutil caricia en su mejilla, los abrió de golpe para fijarlos en los del menor sorprendido por ese gesto tan suave, sonrió, de forma algo torpe pero factible susurrando su nombre antes de rodearle por el cuello, se quedó quieto totalmente sin poder reaccionar ante esos estímulos durante unos segundos, cerró los ojos reconfortándose en ese simple abrazo, permitiéndose bajar la guardia durante ese rato, alzó una mano acariciando los cabellos castaños del menor frotando su cabeza contra la de él en una torpe caricia que intentaba expresar algo más que soberbia y altanería, que era lo que solía demostrar siempre ante todos, ese maldito crío le estaba volviendo débil a sus encantos, encantos a los que creía era invulnerable… O eso creía

Jadeó en su oído comenzando a moverse con más intensidad, manteniendo la cara escondida en el hombro del menor, no supo exactamente si era por lo juntos que estaban en esos momentos o porque no quería que le mirara con esos ojos que parecían atravesarle, Llevó una mano a las caderas del menor para profundizar un poco más la penetración, se arqueó levemente
- Tsuna...Yoshi ¿Es tu primera vez?-dijo entre gemidos alzándose un poco para mirarle de reojo, podía intuir cualquiera por mucha falta de inteligencia que tuviera que en realidad el menor era virgen, pero aun así deseaba oírselo decir de sus labios, clavó su mirada en la ajena muy a pesar de sus deseos, sin dejar de moverse, soltando jadeos audibles y pequeños gemidos.

Alzó una mano para acariciar su mejilla con suavidad, un gesto tierno en medio de aquella marea pasional, sin siquiera haberse quitado los guantes, algo que no haría, no, no podía hacer eso, el menor era diferente a los demás, a pesar de estar metido ene se mundo de la mafia él no era un mafioso, podía saberlo pero aun así eso no impediría que intentara llevar a cabo su venganza, a sus ojos, y en esos momentos en los que se dio cuenta de ello el menor era puro comparado consigo que estaba totalmente dominado por la suciedad de ese mundo y temía, de tocarle directamente manchar esa “pureza” a pesar de estar realizando tales actos de los cuales ya le era imposible retractarse
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Un café -Libre-

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 3. Precedente  1, 2, 3  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.